Crea tu espacio de trabajo

Para sentirte a gusto trabajando en casa debes cuidar todos los detalles. Usa una silla cómoda y una buena mesa. Busca un espacio lo más silencioso posible, con una iluminación preferentemente natural el máximo de horas. Decide cual es y fija el espacio de trabajo. Será este y ningún otro.

 

Las rutinas de trabajo son un buen aliado

Establece un horario de trabajo e incluye en él pausas de descanso. Es importante que compartas con tu equipo de trabajo esta información horaria y que sea el máximo de coordinada posible entre todos. Intenta mantener las mismas rutinas que antes del confinamiento.

 

Planifica y estructura tu día

Organiza tu día a día. Listar tareas te será muy útil. Organiza tu agenda diaria y semanal. Planifica con tu responsable superior los objetivos y los plazos a cumplir. También el modo en el que mantendréis un seguimiento sobre las tareas asignadas.

 

Lleva una vida saludable

Esto incluye cuerpo y mente. Come sano, en las horas habituales y todo lo saludable que puedas. Establece una rutina diaria de ejercicios físicos. Si comes bien y te mantienes físicamente activo, dormirás mejor, tendrás una actitud más positiva y aumentarás tu capacidad de conciliar vida laboral y vida familiar. En la red encontrarás muchos tutoriales con ejercicios físicos.

 

Cocinitas Michelin

Evita destinar el tiempo de teletrabajo a la cocina. Mejor cocina la comida la noche anterior. Serás más eficiente en el trabajo y también en la cocina.

 

Maldita nevera

Esquiva el peligro que supone la nevera. La tentación de picar constantemente será difícil de evitar. Sé fuerte. Evitarás malas noticias cuando visites la báscula.

 

No estás solo/a

Herramientas como Skype, Teams y video llamadas te permiten mantener el contacto con tus jefes y compañeros/as. Son imprescindibles para seguir avanzando en los diferentes proyectos o responsabilidades y, al mismo tiempo, te permite mantener “la charla del café” en algún momento de descanso.

 

Confirma que lo has entendido y que te han entendido

La virtualidad dificulta la emisión y recepción de información. Nos faltan los gestos del lenguaje corporal o del tono de voz y, en consecuencia, la seguridad sobre la comprensión de los mensajes. Para evitar malentendidos y aumentar la efectividad de la comunicación, pide y da confirmación sobre la comprensión del contenido de los mensajes.

 

Teletrabajo e hijos

La novedad del teletrabajo es un reto en sí mismo, que puede ser doble si tienes hijos en casa. No desesperes, Intenta que también ellos mantengan unas rutinas de estudio, descanso y juego, y hazlas compatibles con tu jornada laboral. Reserva un tiempo cada día para compartirlo con ellos. Explícales la situación especial que todos vivimos y transmíteles optimismo y apoyo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario